Buscar dentro de HermanosDios

A FESTEJAR



Propongo que tengamos la habilidad de festejar, ya no tanto de analizar. Pertenecemos a una generación determinada y somos hijos de la historia argentina. Propongo la libertad de festejar, no la necesidad de explicar. Por un rato. Alejemos la cámara, repasemos la historia ahora sin los matices, sin las explicaciones. Sólo los hechos. Los deseos cumplidos, como los regalos de cumpleaños, como el gol más importante. Después volveremos a los detalles, en otro momento. Miren

Hace 10 años, cuando nosotros éramos jóvenes de verdad, en la Argentina se hacían documentales, libros, revistas, marchas; había organización, expresión, relato, todo, en donde se denunciaba la impunidad sobre los delitos cometidos por la última dictadura militar. El miércoles pasado a la noche, encontré en Volver, ya en la cama, un documental que nunca había visto sobre H.I.J.O.S: a la hora de hablar de los juicios todos expresaban una derrota, una imposibilidad. Ya no habrá juicios, decían, vamos por el escrache social. Los juicios masivos a los milicos, en el imaginario popular, era una petición de cumplimiento imposible.

Siguió la lucha, sin embargo. Llegó un nuevo gobierno en el 2003.

(Cuando estaba en el secundario una de las cosas que más deseaba era que vengan los Rolling Stones. Nos juntábamos con los pibes, en la biblioteca, y hacíamos la lista imaginaria de temas. “No, boludo, estos tipos no van a venir nunca”)

Estos últimos días pasaron tres hechos que, como el de los juicios, como los Rolling Stones, estaban solamente en el lugar de los sueños, de los deseos, del: “¿te imaginas, chabon, si un día…?. Fue como si en el último cumpleaños de un amigo a fines de julio, supongamos un amante del fútbol sin codificador, que se fuma uno de vez en cuando, que estudió ciencias de la comunicación en la UBA, le hubieran dicho antes de soplar las velitas: “pedí tres deseos”.

1. Se rompe el cerco de TyC, ahora hay muchas pero muchas más personas que pueden ver el fútbol en vivo en su casa sin pagar un peso de más. Los amantes del fútbol pueden elegir qué hacer el fin de semana. Antes, si bien era un momento relevante de la semana, debíamos descartar todo y el domingo a las 22 horas clavar el orto en el sillón. Hoy podemos hacer algo distinto. Libertad a los goles. Deseo cumplido.
2. La Corte despenalizó el consumo de marihuana. Si bien con algunas particularidades, dio el pie para que la política que el gobierno viene discutiendo para las drogas pueda avanzar. Si drogarse no es un acto de libertad, entonces es un acto que expresa una patología física o síquica, que merece un tratamiento terapéutico o médico; nunca la cárcel. Libertad e intimidad. Deseo cumplido.
3. Finalmente, y en el momento quizás menos esperado, se metió en el Congreso la modificación de la ley de radiodifusión. Una deuda que parecía que nuestra democracia nunca iba a pagar. Libertad de expresión. Deseo cumplido.

Supongamos que a nuestro amigo le gusta la Bersuit y todos juntos cantamos A FESTEJAR:

Por el silencio del miedo de mi ciudad
Ruidoso cuadro violento y desolado
Por la memoria de antiguos carnavales
Voy a parir contención, festejando
Ay! Me duele festejar
Me gusta igual
Ay! Me duele festejar
Me gusta igual

4 comentarios:

El monga dijo...

A festejar, loco, claro que sí. Que los conservadores de siempre la chupen. Tanto que se llenan la boca hablando de democracia: acá tienen.

Muy buena la entrada, Dios.

Josefina dijo...

Que lindos deseos, me gustaron todos, aunque los mios son mas basicos eh! =)
Un placer leerlos a ambos,

Vir dijo...

Me pliego al deseo de festejar todo, cada minuto de nuestra vida. Nos lo merecemos todos y sobran los motivos.
Miré y me encantó lo que leí.

Gabriela dijo...

Me gusto mucho dejar de lado lo racional, aunque sea un instante. Permitirme la cuota diaria, más que necesaria, de percepción y sensación. Donde la emoción se rebela, un corte disruptivo, de insubordinación al pensamiento. Por un instante fugaz, es autónoma y libre (o pre-objetiva).
Aplaudo y celebro la posibilidad de tener una nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, aunque debo admitir que antes de que le agreguen las modificaciones, tenía mis reservas en cuanto al reflejo fiel de los 21 ptos a favor de una nueva ley de radiodifusión. Sobre todo, si uno toma los reclamos de medios y organizaciones sociales que vienen luchando hace años por ésta, como ser la Red Nacional de Medios Alternativos (quien sacó una declaración cuando se presentó el primer anteproyecto de ley). Confieso que tengo que leer como ha quedado finalmente, dado que el proyecto original sufrió cambios, tengo entendido para mejor, retomando algunos de los reclamos que realizamos en foros (y charlas debates) entre ellos: el reconocimiento especial a las comunidades aborígenes, además se habría cambiado-eso espero- el título ambiguo de organizaciones sin fines de lucro a la figura de ONG, lo que a priori cambia el tipo de identidad (historia) y móvil que puede tener una y otra. No es menor. Mas allá de algunas críticas relacionadas a la forma de participación real que se le dio a toda la comunidad interesada en la creación inicial, es un gran acontecimiento. Ojalá terminemos con el maldito monopolio de Grupo Clarín, que junto con La Nación, sostienen la dictadura periodística (y en gran medida, de las significaciones sociales) al manejar Papel Prensa. Dueños de un poder ilegítimo, que conculca el derecho a la libre (y real) expresión, de aquellos que queremos otras voces, otros colores, otros sonidos…en definitiva, otro mundo. Sueño con un arcoiris mediático; donde diversidad no sea una declamación, sino una garantía efectiva. Donde la libertad burguesa (o de mercado) no sea el único parámetro para medir la (falsa) igualdad de oportunidades. Ahora es cuando! Muy buena entrada,Ricardo.

Manu y Santino Dios

Manu y Santino Dios