Buscar dentro de HermanosDios

dios te bendiga

irrumpe a voz de cuello en el vagon
lo camina de punta a punta
con la nena dormida en el hombro,
la cabeza levantada
los ojos negros cansados en los pasajeros
la ropa gastada
los medicamentos en la bolsita;

de tantas veces que ha compartido su historia
en el transporte público
tiene las cuerdas vocales a la miseria,
tengo el virus en la sangre
y el estado me medica, gratis, relata,
cita el hospital y el médico,
pido para darle de comer a mis nenes
que están sanos, por suerte, confiesa;

no vuela una mosca
y su voz rota
hace trizas la indiferencia
como cascote que entra por la ventana
y destroza la cabeza de cualquiera;

sólo hay traqueteo de hierro y acero
y el relato de un pibe de ojos negros
que se hace cuerpo
y carne
y fibra
infectada
por una dignidad
a prueba de todo
incluso la muerte;

va de nuevo
de punta a punta
dejan sobre la palma de la mano agrietada
monedas de un peso con el sol argentino
también billetes,
la cabeza siempre levantada
y el dios te bendiga.

6 comentarios:

Vir dijo...

Tus escritos hablan de las manos agrietadas, del dolor, de la miseria, también de la lucha y la dignidad. Me recuerdan a Juanito Laguna y a la fotografía de Salgado.
Muy bueno lo tuyo, cada vez mas certero!

Anónimo dijo...

Casi me pongo a llorar, viajo todos los dias en tren y conozco a esos personajes.
Impacta el relato!

Celeste dijo...

te felicito matu, muy bueno lo que escribiste, cada dia mejor, avanza en esta dirección, pareciera una conjunción perfecta de vos mismo, te quiero mucho!

coetanea dijo...

Piel de gallina,ojos mojados, corazón al galope.
Cuanto transmitís!
Bravo!

PabloQuemero dijo...

SUS HISTORIAS CONTEMPORANEAS, AMIGO, HACEN QUE A UNO SE LE ERIZE LA PIEL.
UNO SIENTE QUE ESTUVO AHI.

Hermanos Dios (Mayor) dijo...

Anonimos y no tanto: sus sensaciones y pareceres son los que uno intenta transmitir a través de las palabras.

Gracias por compartir las de ustedes.

Manu y Santino Dios

Manu y Santino Dios