Buscar dentro de HermanosDios

Sin Cappa no volamos


Hace 7 meses escribíamos esto. La subtitulamos “Biografía riverplatense de los Hermanos Dios”. La llegada de Cappa nos corría el eje, era un sacudón de alegría y esperanza. La sorpresa era grande porque la propuesta era impensable para un club tan reaccionario como River. Y lo festejamos. Este año fuimos a casi todos los partidos de local. Nos habíamos vuelto a enamorar.

No estamos de acuerdo con la expulsión de Cappa, políticamente no estamos de acuerdo. En River se hace política, como en cualquier organización que reúne tanta gente y tiene tanta difusión.

Es cierto que el sueño no fue tan placentero y empezaba a convertirse en pesadilla. Pero uno tiene pesadillas de vez en cuando, los procesos traumáticos vienen con pesadillas, hay que entenderlas, tratarlas, nunca ignorarlas, nunca aplastarlas. La dirigencia de River no se bancó nunca a Cappa. Todavía no se entiende como Passarella lo llamó pero sí se entiende porque lo echó: porque es un subversivo a los ojos de la tradicional dirigencia riverpaltense, un tipo que pone siempre en riesgo el discurso conservador y falso del fútbol argentino, con mucho protagonismo, calentón, que habla de política, que tiene prensa propia, que putea a los árbitros.


Los árbitros nos robaron durante todo el torneo porque cobraban en contra de Cappa, no de River.

Los cagones dirigentes de River lo echaron antes del clásico porque si le ganaba a Boca no lo podían echar. Era ahora o quizás mucho después. Aprovecharon el momento de mayor debilidad, esperaban como cuervos, y zas, ni lugar a la discusión. Show must go one. Volvamos a los técnicos que recomienda Fernando Niembro, salgamos de este zurdaje ahora, ocultemos esta historia subversiva de River. Volvamos a las fuentes: elijamos con la mano derecha. No importa si no saben hablar.

No estamos de acuerdo con la versión que cuenta que Cappa fue lo mismo que Astrada y Gorosito. Para los resultadistas, Cappa tiene mejores números: 50 % de efectividad contra el menos del 40% de los otros dos. Y para los que llevan algo en el corazón además del resultado del partido, Cappa ofrecía un concepto diferente, básicamente proponía un proyecto, eso que todos dicen querer pero nadie se banca hacer. Le dieron mucho menos tiempo que a los otros dos muñecos grises, que nos llevaron a esta agonía. No lo dejaron terminar ni siquiera un campeonato.

¿En serio alguien puede pensar con madurez que un técnico de las inferiores tiene más capacidad que Cappa para salvar a River del descenso? ¿O que un entrenador, cualquiera sea, va a estar en mejores condiciones de Cappa de mejorar este equipo de tortugas cansadas?

La expulsión de Cappa fue política, no futbolística.

Víctor Hugo escribió que debe haber algún motivo que se desconoce porque sino no hay explicación seria para este despido. Lo que pasó con Cappa no habla sólo de la trituradora de carne de los resultados.

No nos sorpende lo que pasó pero no deja de decepcionarnos una vez más. Y nos entristece.

Bancamos a Cappa.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

tu seis siete ochismo paranoico berreta denota lo poco que sabes de futbol. un analisis muy basico hmno.
a cappa se lo comio su propio personaje, su propia ciclotimia. sus mediocampos cambiaban cada 45 minutos. de que proyecto hablamos?
cappa le hace bien al futbol, pero no le hace bien a river. el menottismo y river no cuajan.
daniel alberto.

Hermanos Dios (Mayor) dijo...

Vos debés ser de river, anónimo Daniel Alberto. Y seguramente sea la única coincidencia que podamos tener no en una sino en diez vidas.

¿No leíste que Cappa, hablando de resultados, tuvo más efectividad que Astrada y Gorosito? De qué proyecto hablamos, preguntas. Del de Cappa, papá, que duró solo seis meses, y lo echaron porque existen tipos como vos, que tan mal le hacen ya no a River y al fútbol, sino a la Argentina y el planeta tierra.

Anónimo dijo...

por favor, un poco de prudencia. esta cosa feinmanniana de dividir a la gente en buena y mala. que indigencia intelectual la tuya.
yo banque a cappa porque me parece que es un tipo que le hace bien al futbol. no pregono el bilardismo xq me parece desagradable. cappa llego para que river recuperara la memoria. yo me ilusione. compre todas sus jugosas -y empalagosas- declaraciones. pero rapidamente cayo en un pozo de paranoias y contradicciones. decir que a river lo bombean es chiquitaje puro. otra cosa: el equipo de river es muchisimo mejor que el q le toco a astrada. pavone, caruso, maidana, ferrero, carrizo vs abelairas, barrado, cabral, nico sanchez, quiroga, y la lista es interminable. river, en este momento, tiene que dejar de lado su "progresismo" porque no tiene tiempo. se agota. yo prefiero zafar de la promo. hoy zafo, mañana un proyecto donde river sea una cooperativa. todo tu analissis es inconsistente, sesgado, mal argumentado: "Todavía no se entiende como Passarella lo llamó pero sí se entiende porque lo echó". Esta frase es antologica. Es la persecuta mas grande que vi en mi vida. Porque la intencion de tu texto es demasiado ambicioso. Caes en esa vision primitiva de los buenos y los malos. Cappa, sin embargo, dijo que va a seguir siendo amigo de passarella. Quizas las cosas sean mas grises, como esos muñecos de Gorosito y Astrada.
Daniel Alberto

Hermanos Dios (Mayor) dijo...

Daniel Alberto, el que escribe es el hermano del autor de la entrada. Él ya hablará, si quiere.

Es cierto que no tenemos tiempo, que Cappa, por más que lo banquemos tiene que ganar puntos porque nos vamos al bombo, pero lo que plantea mi hermano, me parece, es otra cosa: habla de la dirigencia, que son dinosaurios, y que a nadie con dos dedos de frente se le ocurre pensar que con JJ nos va a ir mejor. Hablamos de los tiempos del fútbol argentino, que se comen todo lo que se ponga adelante.

Anónimo dijo...

Lo mejor de esta entrada es que aprendí un poco del reino animal: no sabían que las gallinas lloraban, que desparramaban lágrimas.
Este Pasarella, ese Cappa, este River son patéticos. La nota habla de proyectos y si hay algo de lo que carece River es de proyectos. Los ejemplos sobran. Para contraste se podría ilustrar con los proyectos institucionales y futbolísticos que encarnan los Vélez, Estudiantes, Lanús y Banfield; quienes respetando su historia y de cara a sus socios agrandan cada día más su grandeza y dejan al descubierto a personajes tan poco sólidos como los Cappa, los Pasarella, precisamente hombre electo hace muy poco por los socios gallinas, esas que ahoran nos enseñan que además de cacarear (como hace habitualmente su ahora ex-técnico) saben llorar, y mucho!
Abrazo de gol.

Anónimo dijo...

"Ya se acerca nochebuena, ya se acerca Navidad. Para todas las gallinas, ya se acerca el Nacional..."

Cappa vendehumo, indigno en la derrota, sobredimensionado en sus efímeras victorias, inconsistente en su discurso e incongruente como líder.

River no te salva nadie!!!

Hermanos Dios (Mayor) dijo...

Anónimo uno: justamente, papá: la idea de bancar a Cappa tiene que ver con sostener un proyecto fulbolístico: lo mismo que vos sostenes cuando citas a Estudiantes, Lanús o Bafield. Y con respecto al llanto y las lágrimas, lo vivimos con preocupación y tristeza, sí, aunque es la primera vez que me pasa como hincha de River. ¿A vos?

Anónimo dos: me encanta el adjetivo vendehumo. Pese a todo, y estoy casi seguro que por siempre, reniego contra el resultadismo.

Anónimo dijo...

todos tienen un proyecto futbolistico. hasta omar labruna. el problema es cuando ese proyecto se agota en las palabras. tomaria 350 gin tonics con cappa pero no banco lo que hizo en river. que proyecto serio hace lo que hizo este bigoton depresivo (asi le dicen en la cancha) a la hora de cambiar el mediocampo en todos los partidos? quemar pibes es un proyecto que no me cabe mucho. insisto, cappa me caia bien. aposte a el. cuando llego puso a ortega, canales, barrado. a pesar de estos dos ultimos malandras, me parece que la idea de no quemar pibes era muy interesante. me gustaba cappa, pero me dejo de gustar. y hoy, en este momento, river necesita un tipo ganador, con otro temple (aunque sea del tea party). zafemos de esta pesadilla y despues hagamos la gran ferguson.
daniel alberto.

Manu y Santino Dios

Manu y Santino Dios