Buscar dentro de HermanosDios

La Posse de Marchi: new populismo

No nos hagamos más los estúpidos en nombre de la corrección política: la culpa la tiene el público. Y en realidad, una porción, que no es tan ínfima como nos quieren hacer creer. Si no hay gente haciendo kilombo, estas cosas no pasan. No quisiera traer a colación el caso Bulacio, pero la conexión que me surge es: Redonditos de Ricota - Callejeros - Viejas Locas - Pastillas del Abuelo. Cuatro shows diferentes de bandas que arrastran un público similar. Cuatro lugares distintos (Obras, Cromañón, Vélez, Ferro). Cuatro organizaciones diferentes. ¿Cuál es la única constante? El público.
(Sergio Marchi en su My Space, hablando después de las muertes de Rubén Carballo, quién apareciese muerto al otro día en las adyacencias de Velez, y Melisa La Torre, la chica de veinte años que murió en el recital de Las pastillas del abuelo, asfixiada por una abalancha en la baranda de contención) .

Recuerden ahora mismo la editorial de La Nación de Posse o cualquier declaración suya en los medios estos días.

¿No les suena parecido?

Posse tiene un problema de base: Niega los últimos 50 años de la historia de la humanidad.

Marchi es el establishment del periodismo de rock. Biógrafo de Charly García, pasó por todos los medios que cualquier periodista “del palo” quisiera pasar.

A Posse lo conocía muy poco, la verdad, a Marchi un poco más. Marchi con esas declaraciones (lean toda su entrada porque es imperdible: parece Magdalena enojada) y Posse con su editorial entraron en el inodoro de mi vida. Las declaraciones de los dos son absolutamente graves pero además creen que son de intelectuales y tienen el mismo fin y el mismo tono que cualquier doña Rosa.

En Viejas Locas nadie hizo quilombo pero la Policía Federal mató a uno y golpeó a mil. Y si así hubiera sido, si hubiera habido algún quilombo, reducir todo el problema de la violencia en el rock al público es igual que Posse cuando dice que el problema de la inseguridad son los garantistas.

Lo curioso es que el nivel de análisis de los dos, un ministro de educación y un “destacado periodista de rock” (ver Wikipedia), son similares a los de un niño de tercer grado: hay buenos y malos. Buenos los que son ordenados y malos los otros, los que se emborrachan, se drogan o hacen piquetes.

No hay complejidad, no hay intereses, ni relaciones sociales, ni disputas de poder, ni historia. Solo hay gente que se porta bien y gente que se porta mal. Es un discurso tan mediocre como individualista. "Si yo me porto bien cuando voy a un recital, ¿por que me tengo que comer que estos negros de mierda hagan quilombo? Esto debe pensar el bueno de Marchi, lo mismo que Posse: "Si hay docentes que no reclaman por sus derechos y van a trabajar porque tienen vocacion, ¿por qué tengo que bancarme a estos gremialistas que no piensan en los chicos?

Es simplificar lo complejo. Es Tinelli, Legrand, Susana, en la voz de “los especialistas”. Y lo tremendo es que si no abrimos los ojos esto es el país que se viene, amigos y amigas, y eso es el horror, eso debe ser nuestra preocupación y es nuestra tristeza.

Lo sencillo, lo simple, es un valor supremo en la comunicacion. No problematizar ayuda a penetrar, a contagiar. Es el camino más fácil y más certero.

Y lo tremendo es que, por eso, estos discursos son populares y generen identidad.

5 comentarios:

Fede dijo...

marchi es un flor de pelotudo, el típico progre de capital que se indigna ante "la barbarie", y, para colmo, es "crítico"/periodista/biógrafo de rock. o sea, más pelotudo aún: para qué carajo sirve un crítico de rock?
no sé si es lo que viene, desconfío un poco de ese discurso alarmante porque a veces nos hace pecar de soberbios, pero sí creo que sirve para reconocer al otro, ni siquiera le diría enemigo, porque es binomizar algo mucho más complejo (porque tampoco creo que marchi sea lo mismo que posse). en definitiva, creo que sirve para nunca bajar las antenas de nuestros radares de detectar pelotudos.

abrazos, brous

Leopoldo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hermanos Dios (Menor) dijo...

Fede, groso lo que decís.
Es cierto que Marchi no es lo mismo que Posse pero en su facilisimo intelectual se le parece. Abrazo

Leo, vi tu comentario aunque después lo eliminaste. Tomamos tus palabras. Estás en lo cierto en algún aspecto y son cuestiones que tenemos que revisar. Igual en este caso el Doña Rosa está pensado en el sujeto al cual le hablaba Neustadt, ese ser supuestamente neutro, básico. Es el sujeto que también interpela Posse y Marchi. No tiene que ver con el machismo o el no machismo. Es un prototipo de argentino.

Sergio Marchi dijo...

Mientras ustedes se cuestionan boludeces políticas, yo trato de evitar que haya pibes que mueran. Si no quieren ver las cosas que pasan porque desmienten sus creencias políticas, será su problema y el de su conciencia. Prefiero tener a los soberbios como ustedes en contra, que pibes que mueran en un recital.

Hermanos Dios (Menor) dijo...

Sergio Marchi, no se si vas a leer esto pero me gustaría poder conectarme con vos para seguir conversando do, yo no tengo mi space y no puedo escribirte en tu pagina.

No somos soberbios, tenemos algunas convicciones y emitimos opiniones.

No tenemos la verdad, creemos en algunas verdades y las ponemos a discusión.

Me gusta el rock desde muy chico, fui a miles de recitales, y me pareció un error muy grosero de tu parte echarle la culpa al publico de la muertes de jovens en un recital. Me pareció de un simplismo preocupante, viniendo de un escritor del rock como vos.

Y tu comentario acá sigue esa linea de revista Gente ("no quiero que se mueran más pibes", como si yo sí quisiera y como si los pibes se murieran de un empacho). Pero te voy a contestar en esa linea, yo tampoco quiero que se mueran pibes en un recital y por eso escribo lo que escribo.

Aspiro a dar un paso más,a buscar las causas en cuestiones más compleajas y no en cuatro boludos que hacen quilombo.

Particularmente, lo que pasó en Viejas Locas lo conozco muy bien porque por razones laborales coordine la recepción de más de 100 testimonios y tenemos muy en claro lo que hizo la policía ese día con los pibes, sin ninguna causa que lo justifique, sin ningún "público" que justifique un accionar policial de esa magnitud.

En claro: Las muertes de Bulacio, Cromañon y Carballo, no son por culpa del público. Esa es mi opinión. Dejando Cromañon de lado porque es demasiado complejo y no vamos a discutirlo acá, Bulacio y Carballo son víctimas de la violenca policial, de asesinos que trabajan de policias. Aunque hayan hecho quilombo, aunque sean borrachos, drogones y suponete que chorros, nada de eso autoriza a la policia ni a nadie a matarlos como ratas.

De eso se trataba mi entrada. No hay soberbia.

No se trata de boludeces políticas. Como decís vos, se trata de la vida de los pibes. Pero los pibes no se cayeron un en pozo ciego, fueron víctimas de un sistema policial corrupto y asesino. Y, aunque no te guste, eso es político.

No es de mi agrado sonar agresivo y si así lo fuera pido disculpas, si te interesa te dejo mi mail privado para seguir por ese medio, o si querés la seguimos por acá.

Saludos

Ricardo Dios
ricardodios@gmail.com

Manu y Santino Dios

Manu y Santino Dios