Buscar dentro de HermanosDios

Otra copa del mundo (III)


Estela miró el entrenamiento desde un costado de una de las canchas del High Performance Center, donde concentra la selección de Maradona, en Pretoria, Sudáfrica. Parece que hacía tanto frío que el doctor Bilardo, atento y gentíl, le pasó un camperón Adidas de esos que vemos por la tevé y que en la calle, acá en Buenos Aires, debe valer setecientos pesos. Dicen que le quedó bastante bien la campera a Estela.

Cuando terminó la práctica, Maradona se acercó hasta el lateral donde estaba la señora candidateada al Nobel de la Paz junto a su organización, y que le tomó las dos manos. Parece que charlaron durante varios minutos, más que nada ella, que él nunca le soltó las manos frágiles y heladas, y que en un momento, ante alguna expresión de ella, el técnico de la selección le hizo una caricia en la piel arrugada y bien cuidada de su cara. Cuando llegó la hora de despedirse, parece que Maradona le entregó un banderín de la Asociación del Fútbol Argentino y que ella le dio un pin de las Abuelas, que él mismo se colgó de la campera.

Parece que Maradona le dijo que la bancaba a muerte, al igual que al resto de las compañeras, y que le agradeció con mucha sinceridad, y emoción, haberse acercado a saludarlo a él y a los muchachos. Ella le dijo que su selección generaba mucha esperanza, y le deseó toda la suerte del mundo en la copa. Él le volvió a tomar las manos, se las besó como muestra de afecto y respeto, y se fundieron en el abrazo que ilustra la imágen.

Parece que Maradona, antes de meterse en el vestuario para pegarse la ducha número doce mil de su carrera, miró a la tribuna donde estaba apostada la prensa nacional e internacional, y gritó: "Estela es una luchadora, todos tenemos que estar con ellas y los que no quieren estar es por que se hacen los giles".

2 comentarios:

Hermanos Dios (Menor) dijo...

Parece que es la imagen más importante del año del Bicentenario.

Vir dijo...

Parece el pais soñado.
Tantas cosas importantes, día tras día.Disfrutemos amigos!

Manu y Santino Dios

Manu y Santino Dios